Halloween: ¡no tengamos sustos!

30octubre

Halloween: ¡no tengamos sustos!

Estamos ya sobrevolando una fecha clave que todos conocemos, el 31 de octubre, Halloween o víspera de todos los santos, os dejamos a continuación unos consejos para que esta festividad de raíces celtas transcurra con risas, bromas y desde luego que en ninguno de los casos tengáis que hacer pasar a vuestra mascota por el terrorífico veterinario ¡eso sí que da miedo!

Es bastante común cambiar o añadir decoración a nuestra casa, para nuestros compañeros peludos será motivo de curioseo total y algún que otro destrozo, cuidado en cuanto a velas (son muy peligrosas por riesgo de quemaduras e incendio, las hay de pilas muy logradas que titilan y todo), hilos o cuerdas (que puedan ser ingeridos o donde puedan enredarse), cables, las telarañas sintéticas (riesgo de ingestión y obstrucción, enredos), globos (al explotarse pueden causar miedo y posterior ingestión del plástico), etc.

La mítica calabaza no es tóxica para ellos, de hecho no les va nada mal, les podemos dar un trocillo muy pequeñito habiendo quitado previamente las semillas. Por supuesto ¡nada de dulce! Sobre todo chocolate, ya que contiene teobromina, un compuesto acumulable y tóxico para ellos, tampoco huesos de santo, gominolas, manzanas bañadas en dulces, buñuelos, caramelos etc y cuidado con las envolturas de plástico que los recubran.

Otra cosa que desconcertará en algunos casos a nuestros compañeros es que nos disfracemos, una vez cambiado el look mejor acercarnos a él despacio, hablándole, dejando que nos huela… pero no forzarle o darle sustos. En cuanto a disfrazarlos a ellos, si lo disfrutan, o no les importa ¿por qué no sacarles alguna fotillo? les premiaremos y no les ridiculizaremos. Eso sí, cuando digan basta o no quieran, hemos de respetarles porque algunos sienten verdadero pánico o enfado si insistimos, sobre todo los gatos.

consejos halloweenEn esta tarde-noche es posible que suene el timbre frecuentemente y haya algún que otro petardo, cosas que estresan un poco a nuestros peluditos, sobre todo si reaccionan a los ruidos, así que mejor mantenerles ocupados jugando en casa (Kong, su juguete favorito, música relajante bajita, etc) con las ventanas cerradas y donde menos suenen, también vale si tienen un lugar seguro para ellos, no se les obligará a salir pero tampoco se les premiará… además de repente hay muchos extraños que no sólo llaman a la puerta, sino que también hay gritos, excitación, mucho movimiento… ellos no entienden qué pasa, si están tranquilos o su actitud es buena será recomendable premiarles. No obstante, en estas horas hay mucha frecuencia de apertura y cierre de puerta con muchos estímulos, si podemos mantener a nuestros perros o gatos alejados de la puerta mejor por riesgo de escape, sería bueno que la casa tuviera un hall que separe la entrada del resto de la casa para abrir y cerrar alternativamente las puertas, sino, en el caso de los gatos extremar precauciones, incluso dejarles en una habitación con todas sus cosas lo más tranquilos posible. Independientemente de todo esto, siempre nuestro compañero debe de estar identificado. En el caso de patios, jardines o terrazas no dejar a los peques en estos recintos, primero por lo que vamos a explicar a continuación en cuanto a movimiento en la calle, segundo por el riesgo de ingestión de cualquier sustancia que alguien le arroje y tercero porque desgraciadamente hay gente “bromista” que no tiene bien definidos los límites de lo que hace gracia y lo que no… y mejor que tu pequeño no sea su blanco.

En cuanto a salidas, en el caso de los perros, si en vez de salir por la noche se puede adelantar un poquito su paseo mejor, ya que al haber grupos de gente por la calle con disfraces, ruidos, movimientos distintos, etc cambia totalmente su rutina y percepción, para colmo si nuestro compañero perruno no reacciona bien a extraños o tiene miedo durante los paseos mejor que no se le acerque nadie de esa guisa… porque el susto que puede llevarse no es pequeño… si no podemos evitarlo valorar opciones, es decir, depende de la zona hay más o menos ambiente y nosotros conocemos mejor que nadie como es nuestro peludito, lo mejor es no obligarle y que decida él, si quiere volver a casa permitídselo y si reacciona a extraños evitar especialmente esa noche cualquier interacción, sobre todo con grupos de gente disfrazada. Por último y muy muy importante, lo veréis en otros sitios por internet y sino os avisamos por aquí, los gatos, sobre todo negros, por favor, que permanezcan en casa ese día y noche y a poder ser los anteriores a estas festividades también, que no salgan… parece mentira que a estas alturas haya gente capaz de hacer maldades de tal envergadura… pero por vuestra parte mantenedles protegidos junto a vosotros.

Para terminar os diremos que esta fama de los gatos negros sigue desgraciadamente muy viva, en los centros de adopción siguen notando esas supersticiones de los celtas y de la edad media que decían que los gatos negros eran las reencarnaciones de espíritus de brujas o demonios, por ello, a día de hoy todavía hay gente que cree que cruzarse con uno de estos animalito da mala suerte… ¡cuánta tontería, no saben lo que se pierden!

Esperamos que esta entrada os haya gustado y os deseamos una feliz fiesta a toda la familia y amigos, ¡que hagáis muchos tratos!

Publicado por CVMedican  Publicado el 30 Oct 
  • Consejos, Halloween
  • Post Comments 0

    Déjenos su comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *