Inmunodeficiencia felina

21noviembre

Inmunodeficiencia felina

La inmunodeficiencia felina (FIV) es una enfermedad de origen vírico transmitida por vía fetoplacentaria desde la madre a los gatitos o bien entre gatos coetáneos mediante contacto con sangre, generalmente por lamido o mordedura. Además no existe vacunación que prevenga la infección y desarrollo de la enfermedad en los animales, con lo que un animal positivo será portador (sintomático ó asintomático) de la enfermedad durante toda su vida, pudiéndola transmitir a otros gatos. Sin embargo, la enfermedad no se contagia a animales de otras especies (perros, conejos, pájaros, etc.) ni al ser humano.

La inmunodeficiencia felina es una enfermedad con buen pronóstico de vida a largo plazo que provoca una bajada de defensas, lo cual predispone al animal a padecer un mayor número de infecciones/infestaciones por parte de otros virus, bacterias o parásitos internos ó externos respecto a cualquier otro animal no infectado. Así mismo el virus de FIV predispone a padecer tumores a largo plazo, entre los 10 y 12 años, aunque no se descarta su aparición temprana en el caso de algunas cepas del virus.

Por todos estos motivos, los gatos positivos a FIV requieren un mayor control veterinario de forma periódica así como un especial control y cuidado en casa para prevención de parasitosis o infecciones bacterianas o víricas. Deberán desparasitarse internamente cada 2 meses y externamente dos veces al año. Así mismo la higiene de los comederos, bebederos y areneros que utilice el animal debe ser muy estricta y no debe ser compartida con otros animales de la casa.

A pesar de la deficiencia de estos animales para formar defensas, es recomendable vacunar a los animales para aumentar la protección frente a otras enfermedades, aunque la primovacunación se pondrá más tarde que en animales sanos, al cumplir el año de edad, y las revacunaciones serían con menor frecuencia, cada 3 años aproximadamente. Un dato muy importante a tener en cuenta es que siempre se deberán utilizar vacunas de agentes inactivados o muertos, es decir, un tipo especial de vacuna, por lo que siempre deberá advertir al veterinario que su mascota padece inmunodeficiencia felina

Dado el carácter infeccioso y contagioso de esta enfermedad entre los gatos, se desaconseja reiteradamente la convivencia de estos animales con gatos sanos negativos a FIV, aunque sí que es posible esta convivencia con otros gatos positivos a FIV.

En referencia a la predisposición de estos animales a padecer tumores es recomendable vigilar en casa el tamaño de los ganglios linfáticos del  animal aproximadamente con una periodicidad mensual. Estos ganglios son bilaterales y simétricos, es decir, que están a los dos lados del cuerpo y a la misma altura. Puedes localizarlos en tu animal basándote en el siguiente esquema.

A continuación se resumen los puntos más importantes a tener en cuenta.

  1. SIDA FELINO: buen pronóstico de vida a largo plazo.
  2. Mayor probabilidad de parasitación interna y externa así como de padecer o sufrir enfermedades infectocontagiosas.
  3. No existe vacuna para prevenir o tratar o curar la enfermedad.
  4. Puede transmitirse a otros gatos bien vía fetoplacentaria (de la madre a los cachorros, con lo que todos sus hermanos podrían tenerlo) o con contacto con sangre (mordisco, etc…).
  5. Probabilidad de aparición de tumores u otros síntomas de enfermedad (mocos, toses, estornudos, diarreas, vómitos…), entre los 10-12 años de edad.
  6. Sólo se trata cuando las pruebas que se realizan periódicamente así lo indican.
  7. Estos animales tienen dificultad de formar defensas, con lo que se vacuna menos frecuentemente y más tarde de lo normal.
  8. Se pueden vacunar a estos animales, pero es importante utilizar siempre vacunas inactivadas o muertas.

Según esto, se recomienda seguir las siguientes pautas de diagnóstico:

Prueba analítica Periodicidad 
Hemograma Mínimo una vez al año
1ª Vacunación Cuando el animal tenga 1 año de edad
Desparasitación interna Cada 2 meses
Revacunaciones posteriores Cada 3 años
Impromune ¼ de pastilla diluida en agua y dar con jeringuilla vía oral
Control de ganglios Cada mes, en casa palpar todos los ganglios como se enseña en la consulta

 

Publicado por CVMedican  Publicado el 21 Nov 
  • Consejos, gatos, Inmunodeficiencia felina
  • Post Comments 0

    Déjenos su comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *