La esterilización: Dudas que nunca te atreviste a preguntar antes de la cirugía

09diciembre

La esterilización: Dudas que nunca te atreviste a preguntar antes de la cirugía

Muchos de vosotros nos habéis preguntado acerca de cómo es la cirugía de esterilización de vuestras mascotas. Queréis esterilizar a vuestro animal, pero os da miedo la anestesia o no sabéis en qué consiste la cirugía. Por tanto el artículo de hoy tratará sobre, de forma comprensible, explicar cómo es el proceso de esterilización de un animal de compañía.

Empezaremos diciendo que lo primero es tener un preoperatorio de la mascota previamente al quirófano para poder operarlo con seguridad. Tras obtener un preoperatorio correcto, el animal, que debe venir al centro en ayunas, es sedado con una combinación de fármacos destinados a relajar al animal frente al estrés de una anestesia y cogerle una vía de acceso para poder ponerle los fármacos y suero, que son necesarios durante la intervención.

Una vez los fármacos han hecho efecto, le medicamos con gas anestésico o con un medicamento que tienen un efecto concreto de inducción de la anestesia. Una vez que esto ocurre, el animal ya no es consciente de la intervención. La siguiente fase es el mantenimiento de la anestesia, ya sea con mascarilla anestésica o con intubación, que es lo más habitual. Y es cuando preparamos al paciente para la fase quirúrgica. Es decir se le rapa y se limpia la zona dónde se va a intervenir quirúrgicamente. Se prepara el material estéril, etc. Etc. Tras esto comienza la intervención.

Durante el proceso, el animal permanece conectado a un monitor de constantes vitales que van a medir cómo funcionan su corazón y pulmones durante la cirugía y también al temperatura corporal o la presión. En el caso de los machos, la cirugía consiste en extraer quirúrgicamente los testículos, evitando así la posibilidad de fecundar a las hembras y también evitando problemas asociados a los machos no castrados. (Como el marcaje en gatos, los problemas prostáticos, ciertos tumores hormono-dependientes en los machos o la agresividad por dominancia debida a la testosterona). En el gato esta intervención es francamente rápida y en el perro no lleva más de 20 minutos.

gata-uteroEn el caso de las gatas y las perras es más complejo, porque la cirugía se hace intraabdominal, esto significa que tendremos que acceder quirúrgicamente al abdomen del animal para extraer los ovarios y el útero. Una vez realizado esto, el animal detendrá su influjo hormonal, y como consecuencia no tendrá celos ni, en el caso de las gatas, el comportamiento de celo que en ocasiones puede resultar difícil para la convivencia diaria con nuestra gata.

Si esta intervención se realiza antes de los 2 años de edad de la hembra, además tendrá efecto preventivo sobre los tumores mamarios que afectan a 1 de cada 5 hembras no esterilizadas antes de los 2 años de edad y que pondrán en serio riesgo la vida de nuestra mascota de forma innecesaria ya que es evitable. Obviamente también evitaremos tumores ováricos e infecciones de útero. El tamaño de la cicatriz varía de un animal a otro, pero en una gata puede ser de aproximadamente 1 a 2 cm, y en la perra variará entre los 1,5 cm y los 4-5 cm en función del peso y tamaño de la hembra. En algunas razas o animales de gran tamaño o longitud, puede ser necesaria una cicatriz mayor.

En todo caso lo importante es una cirugía segura y bien realizada técnicamente, más allá del número de puntos o el tamaño de la cicatriz. Tras terminar la intervención, se vuelve a limpiar al animal la zona intervenida, y se le preparara para la recuperación anestésica. En muchas ocasiones, este proceso es más largo que la cirugía en sí misma, pero merece la pena hacerlo de forma pausada para el despertar de nuestra mascota.

Cuando ya se han recuperado de la anestesia, se les lleva a la zona de hospitalización y se les deja en una zona tranquila y a ser posible a oscuras para que se vayan recuperando de forma paulatina. Tras un tiempo que depende de cada mascota, el animal se encuentra recuperado de la anestesia y en disposición de irse a casa. Donde deberá seguir recibiendo antibiótico y antiinflamatorio para el dolor y para prevenir infecciones postoperatorias.

Además, la inmensa mayoría de los animales llevarán en la herida un spray marcador que cumple una doble función, primero es antiséptico, y segundo y no menos importante, permite al personal de la clínica valorar en las revisiones posteriores si el animal se ha tocado o lamido la herida. Que por supuesto es algo a evitar. Una vez que nuestra mascota se envía a casa, el personal del centro entrega al dueño una copia de las pruebas preoperatorias de su mascota, la medicación a administrar en casa y cómo administrarla y una carpeta o sobre con información práctica sobre el postoperatorio, las revisiones posteriores, etc. Tras una media de 15 días en el caso de las hembras, y aún menos en los machos, Se retiran los puntos y el animal estará completamente recuperado.

Espero que esto os haya aclarado un poco las dudas más habituales al respecto de la esterilización de vuestra mascota. Como siempre, nos seguimos viendo por aquí.

Publicado por CVMedican  Publicado el 09 Dic 
  • dudas, esterilización
  • Post Comments 0

    Déjenos su comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *