La navidad y nuestras mascotas

21diciembre

La navidad y nuestras mascotas

Con la Navidad llegan las celebraciones y reuniones familiares o con amigos, en las que preparamos banquetes suculentos que llaman mucho la atención de nuestras mascotas, que olfatean desde debajo de la mesa esperando que les caiga algo o se pasean por la misma en el caso de los gatos más exploradores.

En ocasiones nos sentimos tentados y les dejamos caer algo de la mesa sin conocer las consecuencias que puede tener en su organismo, ya que muchos de los alimentos que nos encontramos en la mesa durante estas fiestas, son tóxicos para nuestras mascotas. Pero no sólo los alimentos pueden resultar tóxicos para nuestros peludos, sino que algunas plantas típicas de la Navidad también lo son e, incluso, la decoración puede llegar a suponer un problema ya que, aunque no sea tóxica, pueden ingerirla y que esta llegue a producir una obstrucción intestinal.

A continuación os informamos brevemente de los riesgos que suponen estas fiestas para nuestras mascotas:

  1. Alimentos tóxicos.

En primer lugar, os vamos a hablar de los principales alimentos que son tóxicos, tanto para los perros como para los gatos, de forma que si queréis mimar a vuestros peludos los días de fiesta lo hagáis de la forma más segura posible, con alimentos formulados para ellos y, si lo preferís, que también tengan motivos navideños.

  • Chocolate: es uno de los principales alimentos que debemos descartar en la dieta de nuestros peludos durante todo el año. El chocolate contiene una metilxantina, denominada teobromina, un compuesto que provoca en nuestra mascota vómitos, diarrea, hiperactividad, arritmias, contracciones musculares, incoordinación e incluso la muerte en función de la cantidad ingerida.
  • Uvas y pasas: las uvas contienen taninos, que son los responsables del cuadro en este caso. Producen vómitos y diarreas en un principio, pero su toxicidad puede llegar a causar un fallo renal. Existen casos descritos en los que media docena de uvas han producido insuficiencia renal.
  • Dulces navideños: la mayoría de ellos tienen un elevado contenido en azúcar y en xilitol, que es un compuesto que se emplea para endulzar productos como los chicles. Este compuesto puede provocar en nuestras mascotas vómitos, hipoglucemia, letargia, incoordinación y temblores. En los casos más graves, puede llegar a desarrollar insuficiencia hepática e incluso coagulopatías.
  • Embutidos: estos productos tienen un alto contenido en sal y graso, además de otros aditivos. El elevado contenido en grasa puede llegar a desencadenar enfermedades como la pancreatitis, donde observaremos dolor abdominal, diarrea o incluso vómitos, afectando más a los gatos ya que toleran en menor medida que los perros las dietas grasas.
  • Frutos secos y nueces de macadamia: los frutos secos en general son perjudiciales para nuestras mascotas porque tienen un elevado contenido en fósforo, lo que puede producir vómitos, artritis, debilidad muscular, mareos, temblores y fiebre. En concreto, la toxicidad de las nueces de macadamia varía en función del animal que las ingiera pero, por si acaso, siempre es mejor no arriesgar, ya que unas pocas nueces pueden provocar una intoxicación grave.
  • Marisco: las cáscaras del marisco contienen un carbohidrato denominado quitina, difícil de digerir sobre todo para los perros, pudiendo producir vómitos, diarreas y estreñimiento.
  • Pescado crudo: el riesgo es el mismo que en el caso de los humanos, la reacción alérgica al parásito denominado Anisakis.
  • Aguacate: es igual de perjudicial para nuestro gato que para nuestro perro. La causa se debe a la sustancia conocida como persina, que produce alteraciones gastrointestinales y dificultades respiratorias.
  • Cebolla y ajo: contienen tiosulfatos, sustancias que nuestras mascotas no toleran y que pueden llegar a producir cuadros de anemia hemolítica.
  • Cítricos: el ácido cítrico presente en las naranjas, los limones o los pomelos por ejemplo puede llegar a producir alteraciones en nuestras mascotas, desde vómitos y/o diarreas hasta trastornos nerviosos.
  • Leche: la leche y sus productos derivados no son bien tolerados por nuestras mascotas debido al elevado contenido en grasas y a la presencia de lactosa. Tanto la leche, como el yogur y el queso pueden producir vómitos, diarreas y otras alteraciones intestinales.
  1. Plantas tóxicas.

A continuación, os contamos cuáles son las plantas navideñas que pueden producir alteraciones en nuestras mascotas, para que ambientemos la casa de la forma más segura posible y sin tener ningún susto.

  • Flor de Pascua: es la planta navideña más común en España. La toxicidad es baja y, salvo que la cantidad ingerida sea muy elevada, no producen cuadros de intoxicación muy graves, pero sí importantes y que deben ser tratados lo antes posible. Su toxicidad se debe a la salvia, que tiene un efecto irritante sobre la mucosa de la boca y el esófago de nuestras mascotas. Si ingieren las hojas, les producirá vómitos y náuseas, con dolor abdominal variable e incluso diarreas. Además, las hojas también son irritantes para la piel, produciendo una reacción dermatológica local en la zona que haya entrado en contacto. Debido a esto, suele producir en muchas ocasiones alteraciones oculares.
  • Acebo: todas las partes de esta planta son tóxicas para nuestros peludos (las hojas, los frutos, las semillas…). El cuadro de intoxicación depende de la cantidad ingerida, pudiendo variar desde trastornos gastrointestinales (vómitos, diarreas, dolor abdominal) en los que la cantidad ingerida ha sido menor y la intoxicación es moderada-grave, hasta cuadros de deshidratación, shock e incluso la muerte en aquellos casos en que la cantidad ingerida haya sido superior, en los que la gravedad de la intoxicación es muy elevada.
  • Muérdago: los animales no toleran ninguna parte de la planta pero la parte realmente tóxica de esta planta es su fruto, blanco y redondo. La dosis que tienen que ingerir para que se produzca una intoxicación es más elevada que en el caso del acebo, pero los cuadros que se producen son mucho más graves. La ingesta de estos frutos produce en nuestra mascota vómitos, diarreas, alteraciones neurológicas (dilatación de pupilas, salivación excesiva) y cardiorrespiratorias (dificultad para respirar, taquicardia) o incluso la muerte en ingestas muy elevadas debido a un fallo cardiorrespiratorio.

Esperamos que la información facilitada en este artículo os sea útil y haya resuelto las posibles dudas que tuvieseis sobre los riesgos que existen para nuestras mascotas.

Desde el Centro Veterinario Medican:

¡¡¡Os deseamos unas FELICES y, ante todo, SEGURAS FIESTAS!!!

Publicado por CVMedican  Publicado el 21 Dic 
  • Consejos, Mascotas, Navidad
  • Post Comments 0

    Déjenos su comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *