Limpieza de boca; todo lo que debes saber

01marzo

Limpieza de boca; todo lo que debes saber

¿QUÉ ES LA LIMPIEZA DE BOCA?

La limpieza dental es un procedimiento no invasivo que se realiza bajo anestesia general inhalatoria. Tiene una duración algo inferior a una hora y es muy similar a la que se realiza en personas.

El objetivo de la limpieza es retirar el sarro dental calcificado acumulado entre el diente y la encía, que está produciendo inflamación de las encías y dolor. Se considera un procedimiento necesario de cara a la prevención de la enfermedad periodontal y que se realiza muy frecuentemente en la clínica diaria.

limpieza de boca 1Para su realización se utiliza un equipo dental de ultrasonidos similar al utilizado en personas, que deshace y retira el sarro petrificado pegado al diente y la encía. La única gran diferencia es que, a pesar de que es molesto nosotros sabemos que tenemos que evitar moverlos en la medida de lo posible; pero esto en los animales es algo imposible y se moverían constantemente, queriendo levantarse, muy estresados y morderían el equipo dental. Pero además es imprescindible la anestesia general porque en muchas de las ocasiones algunas piezas dentales están dañadas y producen dolor, por lo que es necesario quitarlas, lo cual el hecho de que estén dormidos nos lo posibilita.

Por todos estos motivos es muy necesaria la anestesia general, para así conseguir inmovilidad y relajación del animal, evitar que tenga estrés, impedir que sufra ninguna molestia o dolor durante el procedimiento y evitar que pueda morder el equipo dental.

¿CUÁNDO ES NECESARIA?

Debido a la necesidad de realizar una anestesia general del paciente para poder realizarle una limpieza dental, éstas no se llevan a cabo con la frecuencia que nos gustaría, sino solamente cuando comienza a acumularse una cierta cantidad de sarro en el diente que el cepillado manual no es capaz de retirar sin que llegue a no verse si quiera el diente.

Generalmente una buena edad para realizar la primera limpieza de boca a nuestro animal es en torno a los 4- 5 años, aunque esto es variable según la especie, la raza, el tipo de alimentación, etc. En animales de raza pequeña o miniatura (Yorkshire Terrier, Shih Tzu, Chihuahua, Bichón Maltés, Doberman Pinscher, Ratón de Praga, etc.), debido al pequeño tamaño de la mandíbula hay un mayor apiñamiento de los dientes y es más fácil que algunos restos de alimentos queden retenidos entre ellos, teniendo estos animales mayor facilidad para formar sarro antes que los animales de raza mediana o grande, por lo que en ellos la edad de la primera limpieza de boca es posible que pueda ser algo más temprana.

De igual manera ocurre en animales que se alimentan con comida húmeda (latas, sobres, comida casera, etc.), ya sean perros o gatos. La comida blanda deja más residuos interdentales que los granos de comida dura o pienso de forma que si nuestro animal se alimenta sólo de comida húmeda, requerirá limpiezas dentales quirúrgicas antes y más a menudo que un animal que se alimenta sólo de pienso seco. Además el pienso seco o los alimentos duros (pan o zanahoria si les gusta) al ser masticados por el animal hace efecto de rascado y cepillado, retirando otros restos anteriores de alimento.

El sarro puede diferenciarse bien cuando se deposita en el diente por su característico color amarillento-marronáceo. Los dientes en los que mejor se detecta son en los molares tanto en perros y gatos. Así que si observas que poco a poco se acumula más sarro cada vez en los diente de tu mascota, puede significar que necesita más limpiezas dentales con cepillo o bien que es el momento de plantearse realizarle una limpieza dental quirúrgica.

En ningún caso debemos dejar que el sarro que se va formando oculte por completo los dientes, porque en esos casos es posible que la encía esté muy dañada y retraída y el diente esté sujeto al hueso exclusivamente por el sarro calcificado, por lo que al quitar el sarro tenemos altas probabilidades de que un mayor número de piezas dentales se caigan o necesiten ser extraídas.

Pero de nuevo queremos incidir en que la recomendación general siempre es realizar limpiezas dentales manuales con los cepillos a diario para tener que evitar la limpieza dental bajo anestesia general, dado que la anestesia general es un procedimiento que entraña cierto riesgo para los animales y por ello es conveniente recurrir a ello en el menor número de ocasiones posible. Y para ello la única manera es adquirir la buena costumbre de utilizar los cepillos como juguetes y tratar de acostumbrar a nuestras mascotas desde que son cachorros.

¿CÓMO SE REALIZA?

Dado que es un procedimiento que implica necesariamente una anestesia general, en nuestro centro la limpieza de boca quirúrgica se maneja al igual que otra cirugía, de forma que los animales tienen que venir por la mañana con un periodo mínimo de 3 horas de ayuno de agua y comida.

Siempre es recomendable realizar una pequeña entrevista con el propietario para por un lado que nos cuente toda la información que considere relevante de cada a una anestesia general como alergias conocidas, enfermedades previas o actuales que pueda tener el animal, mediaciones que esté tomando, respuesta a anestesias previas, etc., así como realizar una exploración física general al animal para chequear sus constantes vitales.

Una vez pasado este paso, a continuación se les hace un análisis preoperatorio básico o avanzado según la edad del animal, para comprobar que el paciente está sano, como para poder metabolizar los fármacos anestésicos y trabajar con mayor seguridad en el quirófano. El análisis preoperatorio incluye una analítica de sangre, un electrocardiograma y una radiografía de tórax. Con estas pruebas podemos hacernos una idea general del estado sanitario del animal en cuanto al corazón, el pulmón y la sangre que son órganos importantes de cara a la anestesia. Pero no son capaces de detectar todo tipo de problemas como por ejemplo, una infección de orina o cristaluria. Si todas las pruebas son normales, el animal está apto para ser anestesiado.

Cuando se le ha recomendado la limpieza de boca en consulta por algún problema específico como inflamación dental, fractura de algún diente, pérdida de apetito, halitosis, etc. generalmente se le pauta tratamiento antibiótico y antiinflamatorio una semana antes de realizarle la limpieza dental.

La anestesia consta de varias fases, y la primera es la sedación. Mediante un pinchazo intramuscular se le administran sedantes y analgésicos para que se queden relajados. Una vez obtenemos el efecto deseado tras 10 minutos de mantener al paciente a oscuras y en una zona sin ruido, le colocamos un catéter endovenoso para poder ponerle el inductor anestésico. Así en la mesa de quirófano les intubamos y les conectamos el sistema de gas anestésico isoflurano. También se les conecta la monitorización básica (ECG, pulsioximetría, capnógrafo, termómetro esofágico y presión arterial no invasiva por manguito).

Y a partir de este momento se coloca al animal hacia un lado y se le introducen varias gasas en la boca para que absorban el exceso de agua del equipo, impidiendo que vaya al aparato respiratorio y pueda tener neumonía por aspiración. Y está listo para comenzar limpiando las caras externas de los dientes de ese lado y las internas de los dientes del otro lado. Una vez terminado, se le cambia de lado para proceder de igual forma. Al terminar se les da un último pulido con pasta de flúor y ya tenemos los dientes blancos como nuevos.

¿QUÉ VENTAJAS OFRECE?

La limpieza dental quirúrgica permite retirar el sarro calcificado que el cepillo no es capaz de retirar y al estar dormido el animal también nos facilita el acceso a zonas más difíciles de llegar cuando el animal está despierto.

Además es un procedimiento más o menos rápido, de forma que muchos animales aprovechan que viene a realizar otra cirugía programada de rutina, como una esterilización, para a continuación realizar una limpieza de boca, siempre y cuando anestésicamente al animal esté estable.

¿CADA CUÁNTO TIEMPO SE REALIZA?

La frecuencia con la que realizar una limpieza dental va a depender de muchos factores: especie, tamaño, raza, tipo de alimentación, presencia de otras enfermedades, etc.

Los gatos generalmente requieren limpiezas dentales a partir de los 7-10 años de edad, sobre todo si tenemos problemas de resorción de piezas dentales, en cuyo caso se requiere extracción del diente afectado. Los gatos que se alimentan de latas y comida húmeda, es posible que estrictamente requieran limpiezas dentales cada 4 o 5 años, pero también es posible que un gato que se alimente de pienso seco no requiera más que una limpieza dental en su vida.

En el caso de los perros hay mucha variabilidad aunque de media puede ser una buena frecuencia realizar limpiezas de boca bajo anestesia general cada 4-5 años. Como dijimos antes, los perros de razas miniatura tienen mayor tendencia a acumular sarro y tener problemas de enfermedad periodontal, con lo que la frecuencia de realización de limpieza dental quirúrgica en ellos es cada 2-3 años, valorando siempre el estado de la boca previamente. Mientras que perros de razas grandes pueden llegar a necesitar sólo una limpieza dental a lo largo de su vida, teniendo en cuenta que su esperanza de vida es menor que en los perros pequeños. Además si nuestro perro se alimenta de pienso exclusivamente, le datos snacks para eliminar los restos de alimento a diario y le cepillamos los dientes periódicamente podremos espaciar el tiempo entre limpiezas dentales quirúrgicas a cada 6 o 7 años, según cada caso.

A continuación ponemos algunos ejemplos para ilustraros cuando puede ser necesaria la limpieza de boca quirúrgica:

Caso 1

Este animal tiene algo de sarro en el colmillo (círculo rojo) pero no hay inflamación de la encía así que puede esperar un año más para revalorar el estado de su boca.

2 limpieza de boca

Caso 2

Este animal es el candidato perfecto para realizarle la limpieza quirúrgica, ya que tiene acúmulo de sarro en varias piezas dentales sin llegar a detectarse inflamación de las encías.

limpieza de boca caso 2

Caso 3

Ese perrito necesita una limpieza de boca urgente porque apenas se le ve diente sin cubrir por sarro y las encías están inflamadas y enrojecidas, por lo que es posible que requiera además extraerle alguna pieza dental. Es candidato a empezar con antibiótico una semana antes de la limpieza dental quirúrgica.

limpieza de boca caso 3

Caso 4

En el caso de estos perros el sarro cubre casi por completo los dientes y hay formación de abscesos (infección), de modo que el pronóstico es reservado. Por supuesto que la limpieza de boca es súper urgente en estos casos, pero es más que posible que la infección de la encía se haya recirculado ya a otros órganos y que requiera tratamiento antibiótico durante al menos 4 semanas y posiblemente pocas piezas dentales quedarán sujetas al retirar el sarro.

EXTRACCIÓN DE PIEZAS DENTALES: ¿ES NECESARIO?

Uno de los signos de la enfermedad periodontal es la retracción de la encía, lo cual deja al descubierto parte de la raíz dental, disminuyendo la sujeción y fijación del mismo a la encía, con lo que es candidato para empezar a moverse, doler o caerse. Lo que pasa que al mismo tiempo el depósito y calcificación del sarro dental fija y sujeta estas piezas dentales retrasando su caída, aunque no disminuyendo el dolor.

Es por esto que cuando se explora el animal previamente a la anestesia general de la limpieza de boca no se puede preveer cuántos dientes será necesario extraer.

Publicado por CVMedican  Publicado el 01 Mar 
  • extración, limpieza de boca, perros
  • Post Comments 0

    Déjenos su comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *