Mascotas y familia: jugando con gatos (tercera parte)

16agosto

Mascotas y familia: jugando con gatos (tercera parte)

Aquí os traemos una de las entradas más esperadas sobre el juego con gatos; esperamos que os ayuden algunas de las siguientes ideas, clasificaciones, descripciones y consejos que vamos a daros a continuación sobre los juguetes que se pueden encontrar y sobre cómo jugar con estos adorables felinos ¡manos a la obra!:

¡A jugar! ¿Cómo y con qué juego con mi gato?

1. El juguete es el punto de atención:

Os vamos a hablar de los tipos de juguetes que hay en el mercado para llamar la atención del gato. La mayoría de ellos tendrán un fin parecido con el objetivo de que el gato vea en ellos una presa, los aceche y cace. Dependiendo del tipo de juguete, de los riesgos que suponga para el gato a la hora de jugar, y del tipo de juego que se pueda obtener con su uso, hemos clasificado los juguetes en los que deberían ser usados con vigilancia y los que se pueden dejar al alcance del gato para que se entretenga solo, sobre todo cuando se trata de gatitos pequeños.

  • Con vigilancia:
    • Cañas de pescar: Es una vara rígida unida a una cuerda y al final de la misma un muñeco, plumas, ect. Son muy fáciles de usar a la hora de llamar la atención porque con ellas puede simularse el vuelo de una mosca, ponerse sobre diferentes superficies (pared, rascador…) o simplemente arrastrarla por el suelo para que corra detrás de ella. Suelen gustarles mucho siempre y cuando nosotros también seamos activos… no vale agitarla levemente desde un sofá sentados… para los niños es un juguete seguro.
    • Plumeros: Son parecidos a las cañas pero no tienen cuerda, son una vara rígida y al final suele haber unas plumas, a veces con un cascabel. Para jugar con ellos vale lo mismo que hemos dicho de las cañas.
    • Peluches: A los gatos no suelen gustarles demasiado si son la mitad de grande que ellos, como mucho sería de un tamaño tipo “rata Ikea”. Suele gustarles cuando lo movemos simulando una presa debajo de alguna tela o manta y ahí somos nosotros los que hemos de andar con cuidado para retirar la mano a tiempo o nos clavara alguna que otra uña accidentalmente. Al final de la “caza” a algunos gatos les gusta coger el peluche panza arriba y propinarles patadas mientras lo abrazan y sujetan con la boca, sobre todo si son jóvenes. Éste comportamiento tiene su origen en el remate final para la presa, sobre todo en las de mayor tamaño y será normal.
    • Cuerdas: Les gustan bastante, ya sea arrastrándolas por el suelo, sobre rascadores o superficies altas, tirando de un extremo para que se mueva toda la cuerda. Recomiendo que sean de una tela resistente trenzada (como la de camiseta) o material de cuerda, pero jamás hilos o lana.
    • Pelotas de papel: A muchos gatos les apasionan las pelotas hechas con algo menos de medio folio. Se trata de tirarlas rodando por el suelo o contra alguna pared para que el gato salte y las persiga corriendo.
    • Pajitas: Les suelen gustar mucho, quizá por su textura y sonido, se pueden lanzar, esconder a modo de bicho e incitarles al inicio del juego haciendo ruido al frotarlas con un rascador. Cuidado cuando la estemos manejando y el gato este cerca, pues puede hacerse daño en los ojos o en las encías al morderla.
  • Sin vigilancia (pero revisando frecuentemente el estado del juguete):
    • Pelotas macizas/ plástico/ ping-pong o ratones de cuerda/ tela/ plástico: Se pueden dejar libres por la casa. Hay gatos que se pueden entretener solos con una pelota durante un buen rato, saltando sobre ella y haciéndola rodar dándola golpes, hay otros que les gusta que seamos nosotros los que la hagamos botar y hay otros que prefieren que se la tiremos rodando, dependerá de cada gato, habiendo también gatos que no les llaman la atención lo más mínimo.
    • Ratones de juguete: Se puede dejar algún ratón escondido por la casa en algún sitio (cuidado con las colas de los ratones de juguete que no sean ingeridas), hay gatos que se entretienen solos cuando se encuentran uno lanzándolo por los aires y cazándolo al vuelo, también se lo podemos lanzar nosotros.
    • Electrónicos o automáticos: Son juguetes con un interruptor o que se activan cuando el gato juega con ellos, si encontramos alguno que le guste al gato estará bien dejarlo cuando no estemos (ojo, siempre y cuando no tenga cuerdas ni plumas y las primeras veces siempre bajo vigilancia).
    • circuitos de bolas o juegos con railes: Consisten en railes que forman circuitos cerrados y que tienen en su interior bolas o algún juguete. El gato mete las patitas por unos surcos que tienen los raíles para intentar atrapar o golpear lo que lleve en su interior. Es buena opción si le gusta al gato, tanto para déjalo sólo, con otro gato o para interaccionar nosotros con él, además, para que los niños atraigan al gato al juego también es seguro.

Un apunte importante con los tipos de juguetes en los que el gato intenta atrapar algo es que no debe cazarlo ni continuamente, ni nunca, si lo caza siempre terminará por aburrirse y cazar el juguete le sirve de refuerzo para que seguir jugando, por ello lo ideal es que lo cace de media 2-3 veces cada 10 intentos. Terminar siempre el juego dejándole el juguete o habiéndolo cazado.

jugar con gatosJuguetes hechos por nosotros: En internet podemos encontrar tutoriales e ideas de cómo fabricar juguetes para nuestro compañero peludo, si sois manitas, os gustan las manualidades o como idea para los niños estará genial, en poco tiempo pueden hacerlos con materiales que tengamos por casa (rollos de papel, botellas, cajas de zapatos, etc). Hemos de tener cuidado con los materiales que usamos y asegurarnos de que no suponen un peligro para el gato, en la próxima entrada hablaremos sobre el juego seguro con los gatos.

Juguetes de “inteligencia” con obtención de premios/ comida: Están genial y hay bastante oferta. Son juguetes o estructuras pensadas para que el gato se trabaje un poquito conseguir su comida (es lo que harían de forma natural), por ejemplo los hay tipo tentetieso o pelotas con un agujeritos, laberintos, etc. Al principio hay que optar por uno que sea fácil o el gato de frustrará. El contenido variará con el gato:

  • Gato sano: Podemos ponerle dentro un pienso distinto del que tenga puesto siempre que le guste más (de alta gama y siempre adecuado a sus requerimientos). Otra opción es meterle dentro pienso de siempre y algunos premios para que los busque o sólo premios, en este caso es importante ponerle muy poquitos y no a diario.
  • Gato con dieta especial: Consultar con el veterinario.
  • Gatos obesos: Muy recomendables, especialmente en aquellos que comen por aburrimiento o ansiedad. Serán de elección juguetes que le hagan moverse, como por ejemplo las pelotas con agujero. Ponérselo con su pienso habitual retirándole el comedero normal (consultar al veterinario antes).

2. Nosotros somos el punto de atención:

En este caso el gato no está pendiente de un juguete, sino de nosotros. Lo más importante a la hora de que un gato juegue con nosotros de las formas que describimos en los dos primeros apartados es que controle perfectamente su mordida y uñas, de lo contrario supondrá un problema, y de ahí la importancia de que haya estado con sus hermanos y madre mínimo los 2-3 primeros meses:

  • La caza y captura del humano/ persecución: El gato está escondido, se prepara y de repente… ¡salta sobre nosotros!, el gato nos ha cazado… normalmente será mientras vamos andando por la casa, este tipo de juego no supondrá el más mínimo problema siempre y cuando el gato no nos haga daño y no haya ensañamiento o sobreexcitación, en este caso habría que frenarlo y reconducirlo, si persiste consultar con el veterinario. Muy importante para jugar a este juego la correcta sociabilización con los humanos en el juego y el contacto que haya tenido con la camada. Generalmente nos invitará al juego de esta manera, es una forma de pedirlo o pegando saltos laterales con el lomo encorvado y erizado, la cola en alto y acercándose a nosotros.
  • El escondite: Escondidos en algún sitio de la casa haremos algún tipo de ruido que le llame la atención (rascar un rascador, agitar un juguete con sonido, etc.), también si nos escondemos y asomamos la cabeza puede ser suficiente, el gato vendrá a cazarnos, una vez descubiertos y cazados, nos iremos a otro sitio a hacer lo mismo.
  • Traernos el juguete: Por ejemplo una pelota de ping- pong, nosotros se la lanzamos y el gato tras cazarla nos la trae una y otra vez.
  • Tirarle bolitas de pienso rodando por el suelo: El gato correrá detrás de ellas y cuando las “cace” se las comerá, enseguida estará pendiente de nosotros para que le lancemos más. Recomendado también para gatitos obesos.

3. Un compañero de juegos:

juego gatosEn muchos casos, dependiendo el carácter del gato, un compañero de juegos será fantástico. Sobre todo será solución en los casos en los que un gato pasa muchas horas al día solo, gatos jóvenes (será estupendo tener dos de una camada) y gatos que necesitan mucha actividad. Por supuesto nuestra relación con él no se verá en nada afectada. A la hora de elegir ésta opción, lo primero es aseguraremos de que a nuestro gato (adulto) le va a caer bien otro gato en la casa, y a continuación será responsabilidad nuestra conocerle para elegir a otro con un carácter similar y siempre sociable, es decir, sería un error que nuestro peludo sea muy tranquilo y optar por un compañero que no pare, o tener un gatito muy mayor e introducirle un cachorro, aunque nuestra idea sea que se mueva. Buscaremos un gato de ritmo similar, que también sea tranquilo, ya que será más fácil que se lleven bien por ser de caracteres parecidos y será cuando inicien más acercamiento terminando por hacerse compañeros de juego, si por el contrario se opta por el gato terremoto acabará sacándole de sus casillas y la convivencia será más problemática, incluso estresante. En cuanto al sexo, siempre y cuando estén esterilizados, no hay ninguna recomendación, depende de cada gato, hay machos de distintas camadas adultos que pueden llegar a hacerse casi inseparables y parejas de distinto sexo que no se soportan, generalmente las hembras con otras hembras no suelen hacerse tanto caso como en las otras combinaciones posibles de sexos.

Las protectoras son una buena elección porque tienen gatitos de todas las edades, incluyendo adultos con el carácter ya formado, la mayoría son muy sociables y ya conviven de base con otros gatos (saben comunicarse y relacionarse), además estaremos desempeñando una bonita acción. Debemos contarles nuestra intención y cómo es nuestro gato, que nos hagan preguntas, asesoren y por último, si decidimos introducir otro gato, conocerle para comprobar que se adapta a nuestra forma de vida y nos gusta su carácter, y viceversa. Una vez en casa seguiremos los protocolos de presentación.

4. Juegos psicomotores:

El gato esprinta, hace cabriolas, salta y trepa por la casa con las pupilas dilatadas. Este comportamiento es normal en una casa, así que, en la siguiente y última entrada os hablaremos de algo muy curioso, y es sobre cómo es la casa vista a través de los ojos de un gato, también os daremos ideas para que esta forma de juego sea lo más completa posible, y hablaremos sobre el juego seguro con los gatos.

Esperemos que os haya gustado, y seguimos escribiendo. ¡Un abrazo!

Publicado por CVMedican  Publicado el 16 Ago 
  • familias medican, gatos, jugar
  • Post Comments 0

    Déjenos su comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *