Mi perro se ha comido un anzuelo, ¿Qué hago?

23noviembre

Mi perro se ha comido un anzuelo, ¿Qué hago?

Al pasear por diferentes lugares, tanto zonas de pesca como no, nuestra mascota puede ingerir diferentes cuerpos extraños; entre ellos un anzuelo.

Este hecho supone una urgencia, pues en función de dónde se ancle el anzuelo, se pueden producir lesiones bastante graves en el tracto digestivo del animal. Por ello, es vital actuar con rapidez y acudir a nuestro veterinario de confianza cuanto antes.

¿Dónde se puede alojar un anzuelo?

Los anzuelos, como la mayoría de los cuerpos extraños, se pueden alojar desde la cavidad oral hasta el intestino, pasando primero por esófago y estómago.

Olisqueando el suelo, nuestra mascota se puede clavar el anzuelo en los belfos o llegar a tragarlo, dado que desafortunadamente puede estar mezclado con carne u otra sustancia apetecible, pudiendo llegar a otras partes del sistema digestivo. Hay gente que, con malas intenciones, deja en zonas del parque agujas o anzuelos dentro de premios como por ejemplo salchichas; por este motivo, independientemente de dónde nos encontremos, hay que vigilar a nuestra mascota  para que no ingiera ningún cuerpo extraño. Por otra parte, les puede llamar la atención y jugar con el mismo siendo este muy peligroso para ellos.

¿Qué hago?

En primera instancia siempre hay que retirar cualquier cuerpo extraño con cuidado de la boca del animal. Sin embargo, si se trata de un anzuelo y éste se ha clavado en el belfo, es muy importante no tirar del mismo, ya que se clava cada vez de manera más profunda. En este caso, acudiremos directamente al centro veterinario para que allí se tomen las medidas apropiadas.

Si al explorar la boca de nuestro animal solamente encontramos un hilo, nunca deberemos tirar de él. Si lo hacemos, podemos provocar desgarros en esófago o incluso en estómago.

En ocasiones, los anzuelos solamente se pueden extraer mediante cirugía, sobre todo si ya han pasado el estómago y se encuentran en intestino. En otras, podemos conseguir retirarlo mediante endoscopia, técnica que resulta menos invasiva para el animal.

¿Cómo localizamos el cuerpo extraño?

Al tratarse de un material radiopaco, lo cual significa que su densidad es igual al metal,  se visualiza mediante técnicas de rayos X.

Se observa un anzuelo en la radiografía LL-derecha de abdomen.

Se observa un anzuelo en la radiografía LL-derecha de abdomen.

¿Por qué es peligroso tirar de un anzuelo?

Los anzuelos están diseñados para anclarse en el tejido y no salir por mucho que tire el animal. Por este motivo, hay veces que solo vemos el hilo de pesca del cual no se debe tirar, dado que si al final tiene un anzuelo éste se puede incrustar, existiendo riesgo de perforación tanto en esófago como en estómago.  Existe la posibilidad de que se perfore el esófago y el contenido del mismo puede alojarse en tórax, causando una neumonía. Si el anzuelo atraviesa la pared del estómago, el jugo gástrico se aloja en abdomen (el contenido del estómago principalmente son jugos gástricos los cuales son muy irritantes para el organismo), desencadenando una peritonitis. Ambas complicaciones son situaciones de riesgo y el animal requerirá la hospitalización para el tratamiento de las mismas. La solución inicial del problema será la estabilización del paciente y su posterior intervención.

Es muy importante acudir cuanto antes a un veterinario para evitar las posibles complicaciones y realizar técnicas de extracción. Se puede extraer mediante técnicas no invasivas como endoscopia, o invasivas como la cirugía abdominal. Si se aloja en el belfo mediante una pequeña intervención bajo sedación se puede retirar el anzuelo.

¿Endoscopia o cirugía?

Como ya hemos dicho,  la endoscopia supone un método de extracción de cuerpos extraños no invasivo. En ella, se introduce un tubo con una fibra óptica que proyecta imágenes en una pantalla. Se trata de un método seguro en la mayoría de los casos, que puede emplearse cuando el anzuelo se localiza en esófago, y en ocasiones también cuando está en estómago.

Cuando el anzuelo se ha incrustado tanto que resulta imposible extraerlo mediante endoscopia, o se encuentra en una parte del aparato digestivo donde no es posible acceder mediante endoscopia, la solución será quirúrgica. En este caso, se realizará la apertura del tramo en que se encuentra el anzuelo, se extraerá el mismo y se volverá a cerrar. Los riesgos quirúrgicos son mayores y el tiempo de la intervención también; pero en ocasiones es la única opción.

Tras la localización del anzuelo mediante radiografía, el veterinario recomendará un tipo u otro de intervención, teniendo en cuenta los riesgos de cada una y sin olvidar la cuestión económica.

¿Qué cuidados debe recibir mi mascota después de retirarle un anzuelo?

En función de las complicaciones y del tipo de intervención el veterinario le pautara protectores gástricos, antibióticos y antiinflamatorios según lo que considere oportuno, e incluso un tipo de dieta especial si fuese necesario.

Será necesaria la hospitalización en caso de neumonía por perforación esofágica o  si se produce perforación gástrica.

Del mismo modo, el pronóstico dependerá de las complicaciones. Si actuamos pronto y el anzuelo no se ha anclado en exceso, la evolución será generalmente buena. El pronóstico será reservado en el caso de las complicaciones que ya hemos comentado.

Si el anzuelo se retirase del belfo, pueden ser suficientes las curas diarias y el pronóstico es favorable.

Por último, hacer de nuevo hincapié en la importancia de actuar deprisa en estos casos, puesto que es vital tanto para evitar complicaciones o minimizarlas al máximo, como para impedir el avance del anzuelo y así poder extraerlo de la forma más segura posible. También es muy importante saber actuar en este tipo de situaciones, por lo que recuerda…¡No tires del hilo y hasta la próxima!

Publicado por CVMedican  Publicado el 23 Nov 
  • Anzuelo, Perro, ¿qué hago?
  • Post Comments 0

    Déjenos su comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *