¿Qué es FLUTD?

01febrero

¿Qué es FLUTD?

El FLUTD (Feline Lower Urinary Tract Disease) es una enfermedad dolorosa que engloba el conjunto de enfermedades que afectan al tracto urinario inferior de los gatos (uretra y vejiga). Es un término poco específico aplicado a un síndrome que padecen los gatos con síntomas clínicos de las vías urinarias inferiores.

Se caracteriza por la presencia de hematuria, polaquiuria, disuria y periuria con o sin obstrucción.

Las causas del FLUTD son:

  • cistitis idiopática felina (unos 2/3 de los casos)
  • urolitiasis
  • infección de vías urinarias bajas
  • neoplasias
  • cuadros neurológicos
  • alteraciones congénitas de vías urinarias.

El diagnóstico de Cistitis Idiopática requiere la exclusión de las otras causas de FLUTD tras haber realizado los exámenes complementarios oportunos en función del caso clínico (analíticas sanguíneas, urianálisis, pruebas de diagnóstico por imagen, etc.). El FLUTD se da con mayor frecuencia en gatos con edades comprendidas entre los 1 y 10 años.

Los gatos que sufren FLUTD con frecuencia viven dentro de casa; las causas pueden ser su naturaleza sedentaria, el menor consumo de agua y la menor frecuencia de micción; son gatos alimentados con dieta seca y/o gatos castrados (frecuentemente sedentarios y obesos).

El plan diagnóstico en estos casos sería:

  1. Descartar la obstrucción uretral; liberar la obstrucción si existe
  2. Valorar el grado de azoemia, hiperpotasemia y deshidratación mediante una analítica sanguínea
  3. Obtener una muestra de orina mediante cistocentesis para urianálisis y cultivo
  4. Realizar radiografías y ecografía del tracto urinario para descartar la presencia de cálculos

La cistitis idiopática no se controla solo con dieta y fármacos. Requiere la modificación del entorno del gato.

Estudios en gatos han observado que la  implantación de medidas de modificación del entorno genera una mejoría  significativa de los síntomas de cistitis y reduce las recurrencias.

El tratamiento adecuado se basa en:

  • Control del dolor
  • Evitar recaídas
  1. Control del dolor:

La cistitis idiopática es dolorosa por lo que en casos de reagudización del  cuadro se deben administrar AINES, opiáceos o combinaciones de ambos, durante un mínimo de 5 a 6 días.

Es aconsejable que los propietarios tengan medicación analgésica en casa y administrarla en caso de recurrencia hasta que puedan acudir al centro veterinario.

Se debe informar al dueño que la aparición de anorexia, vómitos o diarrea, debe hacer que se suspenda temporalmente o se modifique la dosis. Un buen consejo es la administración de dietas húmedas en gatos tratados de forma prolongada ya que evita la deshidratación subclínica. No se debe administrar a gatos deshidratados, hipovolémicos,  hipotensos o con tratamiento corticoide concomitante.

  1. Modificación de la dieta:

couch-2599676_640A partir del diagnóstico de CIF la dieta debe ser 100% húmeda. Las dietas húmedas obtienen orinas más diluidas y más frecuentes, lo que disminuye el dolor causado por el potencial irritativo de tóxicos sobre la mucosa vesical dañada.

Se ha observado menor recurrencia de signos en gatos mantenidos con dietas húmedas específicas para cistitis idiopática que con dietas con igual formulación pero secas.

Si no es posible que tomen dieta húmeda, se deberá aumentar el consumo de agua mediante fuentes, aumento del número de bebederos o bien añadiendo agua a la dieta seca.

En estos casos la administración de dietas secas específicas para cistitis idiopática son las adecuadas.

Así mismo, si el animal tiene cristaluria o problemas de cálculos, habrá que poner una dieta específica para la disolución o prevención de formación de los mismos una vez que los hayamos identificado.

  1. Relajante uretrales:

Muy útiles en el caso de gatos machos con sintomatología aguda para evitar obstrucción. Se deben utilizar también tras sondajes para evitar una nueva obstrucción. Administrar durante 2-3 días.

  1. Modificación del entorno (en casos de CIF):

El estrés no es la causa inicial, pero si es responsable de que la cistitis idiopática se perpetúe. El tratamiento de la cistitis idiopática requiere que mejoremos drásticamente su entorno.

  1. Feromonoterapia: Aplicación de Feliway spray diariamente como si fuera un ambientador, mediante pulverización en cada habitación de la casa. También puede utilizarse Feliway difusor.
  2. Terapia de juego: el juego es una actividad diaria fundamental para un gato independientemente de la edad de éste. Los gatos que no juegan son susceptibles de presentar mayores alteraciones en su comportamiento. El inconveniente es que el juego en un gato adulto implica la participación directa del dueño ya que necesita que los juguetes se muevan. Se recomendarán por lo tanto juguetes como: – cañas de pescar – cajas donde se puedan meter. Deberían esconderse por el día – catnip como estimulante del juego – túneles (de venta en clínicas o bien en imaginarium, ikea…) que igualmente se pueden recoger por el día – plumeros… – punteros láser manuales y automáticos
  3. Una bandeja de arena adecuada para el gato debe reunir las siguientes condiciones:
    • Debe situarse en un lugar tranquilo y alejada de la comida y el agua – Utilizar arena aglomerante o arena normal no aromatizada
    • Debe limpiarse a diario. – Debe tener un tamaño adecuado para que el gato de una vuelta dentro cómodamente
    • Si es una bandeja cubierta retirar la puerta.
    • Si tiene marco, retirarlo
    • El número de bandejas no viene determinado por el número de gatos si no por el número de grupos de gatos.
  4. Rascador: Cada gato debe disponer de un rascador. Este debe situarse en la zona de descanso del gato y si es posible, que tenga uno de varias alturas al lado de una ventana para que pueda asomarse y entretenerse con el exterior.
  5. Comida: a libre disposición pero utilizando un comedero complicado que haga que el gatito saque su comida poco a poco, evitando la ansiedad de no tener comida disponible, y permitiendo que coma varias veces al día con ejercicio.
  1. Glucosaminoglicanos

Se recomienda su administración en gatos durante un mínimo de 3-6 meses en casos de CIF con recidivas frecuentes.

  1. Antidepresivos:

Se deben administrar en gatos con signos de ansiedad no controlada con los cambios realizados en el entorno. No son de utilidad sin haber realizado los cambios en el entorno adecuados. No se deben introducir en el cuadro agudo. Se recomiendo la utilización de amitriptilina por su capacidad de control del estrés y por su capacidad de reducir la inflamación neurogénica en vejiga, lo que permite un control de los signos clínicos.

El seguimiento depende del origen de la enfermedad:

  • En casos de patologías asociadas a cristales en la orina y con tratamiento dietético es necesario valorar la orina cada 3-6 meses al principio. Después se puede alargar el intervalo entre revisiones si la evolución es buena. Haremos lo mismo con la radiografía o la ecografía en caso de que el animal tuviera cálculos formados.
  • En caso de infección es necesario pautar un antibiótico (según los resultados del cultivo idealmente) mínimo 15 días y repetir cultivo una vez hayamos terminado con la pauta de antibiótico (a las  24-48 horas)
  • En casos de CIF (lo más frecuente), es recomendable hacer una analítica de orina anualmente para descartar problemas concomitantes. Pero realmente es una enfermedad impredecible, debido a que los gatos afectados tienen una mayor activación del sistema de respuesta ante el estrés, por lo tanto, cualquier modificación del entorno les va a afectar negativamente. Por eso, en estos casos, lo más importante es la concienciación del propietario y su implicación en la modificación del entorno para que sea lo más estimulante posible, y así, reduzcamos el estrés del animal al mínimo y con ello las recidivas.

OBSTRUCCIÓN URETRAL

Es la complicación más grave del FLUTD y requiere una actuación de urgencia ya que si no se soluciona rápido las consecuencias son fatales para el animal.

Los signos que se pueden apreciar en casa son:

  • Numerosos viajes al arenero mostrando un evidente esfuerzo al orinar, generalmente infructuoso u orinando “a gotitas”.
  • Llanto, incomodidad, o esconderse debido al dolor
  • Letargo
  • Deshidratación
  • Lamerse el área genital
  • Pérdida del apetito
  • Vómitos

Para solucionar la obstrucción uretral se indica la sedación pues, además de facilitar el manejo del paciente (generalmente molesto, dolorido y poco colaborador), favorece la relajación de la musculatura de la uretra para la introducción de la sonda y empujar hacía la vejiga mediante hidropropulsión retrograda los cálculos que están provocando la obstrucción. Si no es posible introducir una sonda urinaria será necesario recurrir a la uretrostomía o a una cistotomía de urgencia.

La hipovolemia y la posible hiperpotasemia son circunstancias a tener en cuenta a la hora de la sedación del paciente, por lo que siempre es necesario realizar una analítica completa previa si el animal nos deja. La cistocentesis evacuadora realizada previamente a las maniobras de desobstrucción puede ser de utilidad, aunque no está exenta de riesgos especialmente en vejigas muy distendidas y posiblemente desvitalizadas y friables.

¿CUANDO DEJAR LA SONDA?

Resuelta la obstrucción y pasada la sonda esta debe quedar en permanencia durante unos días hasta que los restos inflamatorios y coágulos hayan sido eliminados, el animal esté estable y la orina tenga apariencia normal.

Las recomendaciones generales a la hora de mandar al gato a casa sondado serían las siguientes, aunque pueden cambiar según cada caso particular y según el criterio del veterinario:

  • No dejar la sonda más de 1-3 días
  • Azoemia moderada/grave
  • Salida de orina dificultosa y/o atonía vesical
  • Hematuria severa
  • Sondaje muy dificultoso y traumático

Si la orina es estéril se evitará el uso de antibióticos hasta retirada la sonda. En este momento se procederá al cultivo de la orina y se administrarán los antibióticos necesarios acorde a los resultados. Este tipo de prácticas minimiza los riesgos de infecciones causadas por bacterias multirresistentes.

En este periodo es de vital importancia no descuidar la analgesia y utilizar fármacos que produzcan relajación uretral.

Manejada la urgencia se decidirá que abordaje (médico o quirúrgico) será más adecuado para el paciente, pues existe un elevado riesgo de nuevo episodio obstructivo.

TRATAMIENTO

Depende de la causa, una vez solucionada la obstrucción es el mismo tratamiento que cualquier otro FLUTD.

SEGUIMIENTO

  • Retirada de la sonda a los 3 días (la fecha puede variar según cada caso y según el criterio del veterinario)
  • Repetir el urianálisis a los 10 días de retirar la sonda
  • Repetir el cultivo de orina (en caso de que se haya realizado) una vez se haya terminado con el antibiótico
  • En casos de patologías asociadas a cristales en la orina y con tratamiento dietético es necesario valorar la orina cada 3-6 meses al principio. Después se puede alargar el intervalo entre revisiones si la evolución es buena.
  • En gatos con uretrostomia perineal es importante realizar anualmente un urianálisis y cultivo bacteriano

PRONÓSTICO

En gatos machos con obstrucción uretral recidivante, el pronóstico es reservado; debe considerarse la uretrostomia perineal, sobre todo si se produce una segunda obstrucción durante el tratamiento médico diseñado para prevenir la recidiva. En los gatos con inflamación  de las vías urinarias bajas de carácter no obstructivo, el pronóstico es de regular a bueno, aunque hay secuelas/complicaciones potenciales, como la pielonefritis, la urolitiasis renal y la insuficiencia renal crónica.

Publicado por CVMedican  Publicado el 01 Feb 
  • diagnóstico, enfermedad, FLUTD, gatos, tratamiento
  • Post Comments 0

    Déjenos su comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *