Consulta de urología y nefrología

Consulta de urología y nefrología

Urología & Nefrología

Es posible que nunca nos lo hayamos planteado, pero nuestras mascotas a lo largo de su vida en su gran mayoría se verán afectadas por alguna patología urológica o nefrológica.

De hecho, el 70% de los gatos sufren fallo renal crónico según las estadísticas, y muchos de ellos, fallecen por esta causa. En el otro lado, en el caso de los perros, casi un 80% de los perros machos no esterilizados antes de los 5 años de edad pacedera una hiperplasia benigna de próstata, con o sin quistes.

Si miramos las patologías urológicas más frecuentes en nuestras mascotas, las infecciones de orina o los cálculos urinarios en el caso de los perros y perras, y los bloqueos urinarios o FLUTD / FUS en los gatos son las patologías más frecuentes.

Muchos propietarios de mascotas acuden a nuestra consulta porque su mascota orina sangre o no puede orinar, o está perdiendo peso y bebe y orina mucho. Todos estos síntomas son, por orden, clásicos de infección de orina o prostatitis, de bloqueo urinario por piedra o FUS, o son síntomas de fallo renal agudo o crónico respectivamente. Por eso, muchas veces los propietarios no asocian los síntomas a un problema de riñón o urológico, porque los síntomas muchas veces son generales. La pérdida de peso, la pérdida muscular, etc., muchos dueños lo asocian a que el animal es simplemente mayor. Además otros síntomas que produce el fallo renal como los vómitos o la falta de apetito, los dueños lo asocian a un cuadro únicamente gástrico o intestinal. En el caso de la sangre en orina al ser un síntoma más espectacular o que llama más la atención, los propietarios sí suelen reaccionar, pero no siempre es un problema urinario, también puede ser renal, prostático o incluso intoxicación en algunos casos. En el caso del bloque urinario en gatos los dueños se dan cuenta porque el animal es incapaz de orinar y maúlla mucho y no para de ir al arenero de forma improductiva. A veces también hay un goteo de orina persistente, que se llama estranguria, que los dueños asocian a infección de orina simple cuando el problema es mucho más complejo.

Por eso, ante síntomas como pérdida de peso en un gato o perro mayor de 7 años, si el animal orina mucho o bebe mucha agua, o si hay cualquier cambio en la coloración de la orina, lo mejor es acudir al veterinario en busca de una respuesta de qué es lo que está pasando.

En este caso, el veterinario puede requerir pruebas laboratoriales como análisis de sangre para saber si hay infección o cómo está el riñón del paciente, y análisis de orina para ver si hay infección urinaria o si hay cristales o cálculos. Lo que comúnmente los propietarios conocen como piedras en riñón o vejiga, que es un problema relativamente común que afecta a perros y gatos.

Otra de las pruebas estrella en este tipo de consultas es la ecografía, que nos permitirá valorar la vejiga de la orina y su interior así como los riñones y la próstata del animal. Aunque sea más frecuente en machos, los problemas genito-urinarios por supuesto puede afectar a las perras y las gatas, siendo la infección de orina y el fallo renal las patologías más frecuentes.

Por eso, ante un cambio de coloración de la orina o de la frecuencia con la que el animal orine, debemos estar atentos y acudir al veterinario si es necesario.

También animales con leishmania son especialmente susceptibles de sufrir un fallo renal, y es muy a tener en cuenta cuando nos enfrentamos a un problema urinario o renal en un animal.

En CV MEDICAN contamos con los medios necesarios para el diagnóstico de las patologías urinarias y renales más frecuentes en perros y gatos.

¿Alguna duda?

Te atenderemos encantados en:

 

El teléfono: 917 33 36 95

Nuestro formulario de contacto:

 

Campañas

Durante todo el Año

 

campañas

Servicios