Concertar cita

Cushing: Hiperadrenocorticismo

Ene 27, 2021 | 0 Comentarios

Introducción

El Cushing o hiperadrenocorticismo canino es una enfermedad endocrina que afecta sobre todo a perros de edad avanzada (a partir de los 6 años y más frecuente en los de más de 10 años), en gatos es muy poco común.

Se considera un síndrome, lo que quiere decir que es un conjunto de síntomas y de alteraciones causadas por un aumento excesivo crónico y persistente de producción de glucocorticoides por el organismo. Este marcado aumento de cortisol se produce al desarrollarse tumores, ya sea en las glándulas adrenales o en la hipófisis que controla estas glándulas, esto hace que el nivel de cortisol en sangre aumente desmesuradamente.

Causas

Existen distintas causas para que se desarrolle este síndrome:

  • Hipofisario: La hipófisis se encuentra situada en el cerebro y es una glándula que se encarga de secretar una hormona llamada ACTH encargada, entre otras cosas, de estimular las glándulas adrenales para que secreten cortisol. Se desarrolla un tumor que puede ser benigno o maligno y causa se produzca un exceso de ACTH y como consecuencia una estimulación de las glándulas adrenales y por tanto un exceso de cortisol. Representa el 80% de los casos.
  • Tumor de glándula adrenal: 20% de los casos. Las glándulas adrenales se sitúan cerca de ambos riñones. Se encargan de la producción de hormonas sexuales y cortisol, imprescindibles para el organismo ya que regulan el metabolismo de la glucosa, la presión sanguínea, mantenimiento del sistema inmune, regulación de la función de la tiroides, etc. Puede ser tanto un tumor benigno como maligno y nuevamente conlleva un exceso de producción de cortisol.
  • Iatrogénico: Es la causa menos frecuente. El exceso de cortisol se debe a la administración excesiva de glucocorticoides por un tratamiento, glucocorticoides de acción prolongada o una mayor duración del tratamiento.

 

Sintomatología

Los signos clínicos son de aparición lenta y progresiva y por ello en ocasiones puede llegar a confundirse con el envejecimiento del paciente.

No existen signos clínicos específicos del Cushing, en realidad es un conjunto de ellos que indican que el perro puede haber desarrollado esta enfermedad.

Los síntomas más comunes son:

  • Poliuria: la mascota orina más de lo normal o con mayor frecuencia de la habitual.
  • Polidipsia: más sed de la normal
  • Polifagia: más apetito exagerado.
  • Jadeo constante
  • Adelgazamiento y oscurecimiento de la piel
  • Manchas o enrojecimiento de la piel.
  • Perdida de pelo en cuello, flancos e ingles. Es común que los perros pierdan el pelo de la cola.
  • Acné, problemas cutáneos.
  • Abdomen abultado debido a la acumulación de grasa y el adelgazamiento de las paredes del vientre.
  • Atrofia muscular.
  • Las heridas tardan en cicatrizar más de lo normal.
  • Sistema inmunitario debilitado, conlleva que pueda contraer enfermedades con mayor facilidad.
  • Cambios del comportamiento del perro.
  • Debilidad muscular, fatiga
  • Pérdida del celo o atrofia testicular
  • Signos neurológicos
  • Hipertensión sanguínea

 

Diagnóstico

El diagnóstico de esta enfermedad por lo general requiere de la combinación de una detallada historia clínica, un examen físico completo y la confirmación de la enfermedad a través de pruebas de laboratorio. El historial médico debe tener en cuenta los cambios en la actividad, la conducta o la apariencia de la mascota.

En caso de sospechar de un posible hiperadrenocorticismo los pasos a seguir en la clínica serán:

  • Realizar una analítica sanguínea completa, un panel de bioquímica, iones y análisis de orina.
  • La ecografía abdominal será una prueba importante del proceso de diagnóstico ya que nos permite valorar las glándulas adrenales, saber su tamaño o si presentan una forma diferente e incluso, si vemos una alteración evidente, nos permite realizar una biopsia guiada.

Según los resultados que obtengamos, si demuestra alteraciones compatibles sumado a los hallazgos de la exploración y síntomas que presente el paciente se procederá a realizar pruebas específicas de medición de hormonas:

 

Tratamiento

Es una patología que, independientemente del origen, se puede tratar medicamente.  El tratamiento definitivo sería extirpar el tumor adrenal o hipofisario, pero la cirugía puede ser complicada y al tratarse de pacientes de avanzada edad, tiene un riesgo añadido. Por ello  la mayoría de los casos son tratados con medicación oral de por vida.

Es importante realizar un seguimiento veterinario regularmente para valorar su evolución y controles analíticos para monitorizar el tratamiento. Los controle se realizaran a los 10 días, al mes, a los 3 meses y cada 6 meses.

En el caso de infecciones u otras patologías asociadas se pautaría el tratamiento adecuada para cada alteración.

Pronóstico

El pronóstico de los perros con Cushing hipofisario, depende de la edad, el estado clínico del paciente y la colaboración propietario. Los perros jóvenes van a tener una mayor supervivencia, alrededor de 4 años, suelen fallecer por complicaciones relacionadas con la enfermedad.

Los animales que se someten a la cirugía y la superan, tiene un promedio de vida de 36 meses. En los casos en el que el tumor es benigno o el maligno no ha metastatizado, el pronóstico es bueno, pero en los casos de matástasisis los pacientes pueden fallecer en un año

CVMedican

Veterinarios que dejan huella

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

0 Comentarios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manténgase al día

Algo

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque

Suscríbete a nuestro blog

No te pierdas ninguna entrada.

 

Loading

Síguenos en nuestras redes

Sed ut perspiciatis unde.

Call Now Button¡Llamar ahora!